lunes, 28 de marzo de 2016

La Duquesita, versión Oriol

El ya lejano 6 de febrero de 2010, en este blog, hablamos de La  Duquesita, con motivo de la obtencción, por su oficial pastelero, entonces,  el burgalés Alberto Izquierdo, del primer premio, a lo que podríamos llamar: pastel del amor, según el certamen "Postre del Amor" en dura competencia con Fernádez-Ramos de Nunos. Para potenciar el sector pastelero en el día de San Valentín.

La razón de hablar hablar de La Duquesita, de nuevo, es muy otra. La pastelería de Fernando VI, nº 2, abrió sus puertas en 1914 y después de tres generaciones que la mantuvieron prácticamente inalterable, acabó cerrando sus puertas en junio de 2015, aún recuerdo la inmensa tristeza que me produjo al pasar delante de ella, y comprobar que permanecía  cerrada. Pero, como en lo mejores cuentos, los milagros se producen, y en este caso el milagro ha venido de la mano de uno de los mejores pastelero, que por suerte tenemos en nuestro país, que no es otro que Oriol Balaguer, con más de 76 citas en este blog. Además, Oriol, ha tenido el buen gusto de renovar totalmente la antigua pastelería, sin que haya perdido un ápice de su original encanto, en la fachada que ha sido mejorada con lo que podríamos llamar un lifting, que la ha mejorado notablemente,  en su web: www.laduquesita.es, tiene colgado un bonito vídeo, donde se explica el proceso. En La  Duquesita, Oriol mantiene los sabores tradicionales de la centenario pastelería, conviviendo con las elaboraciones más modernas de algunas de sus boutiques.


viernes, 25 de marzo de 2016

PLATEA MADRID




Hoy parecía un buen día para acudir a Platea, me gusta saber como funcionan las cosas cuando ya están rodadas, y Platea Madrid, a mi juicio, lleva ya el tiempo suficiente, casi dos años, para mostrar su mejor cara, su verdadero mérito. Como decía, al ser Viernes Santo, presumíamos, mi mujer y yo, menos presencia de público, pues las veces anteriores, había sido verdaderamente incomodo. 
Realmente, había mas clientes de lo que pensábamos, pero en número mucho más razonable que en las ocasiones anteriores, y además, llegar y aparcar, sí ha sido muy cómodo y sencillo.
Solo nos hemos movido por la zona conocida como El Patio, no en vano estábamos en el centro de ocio gastronómico más grande de Europa, según indican a modo de mensaje llamada, su propia web.
Hemos comenzado por, La hora del Vermut, me gusta el vermut rojo, seco, y servido como debe de servirse, y así fue, se pueden degustar distintas marcas, casi todas las conocidas, y bastante de las menos conocidas, y con los sabores secos y suaves que las mismas ofrecen. Las gildas, muy ricas, de las mejores, ah, y un pimiento choricero relleno de queso, magnifico.
En la Despensa Marina, hemos parado para conocer, sus otras, pues el resto de la oferta no nos resultó demasiado convincente, a destacar, el aspecto tan poco apetecible de las gambas, la oferta, que menos, apetecible nos pareció, un supuesto; pulpo a la gallega, que sin probarlo, parecía todo menos lo que decía ser, seguramente, el pulpo tendría buen sabor, no lo sé, pero el plato en cuanto, al corte del pulpo, la presentación, la sal, el pimentón, el aceite, nada tenían que ver con verdadero pulpo a "feira". Les aconsejo un stage mínimo de dos o tres días, por ejemplo, por La Gran Pulpería.  Las ostras muy bien, muy buenas y frescas.
Enseguida, notamos algo que es más que manifiesto, al menos en la zona del patio, que no es otra cosa, que la incomoda falta de mesas, ya sé, que no hay más espacio, pero la falta de mesas  hace el sitio muy incomodo, así y después de estar a punto de conseguir una, nos hizo un finta una señora bajita, pero más rápida que Raúl, en plena forma, con lo que nos quedamos con un palmo de narices.
Un espacio, que a priori gozaba del mayor interés por nuestra parte,  no es otro que la conocida como Pintxoteca, qué decepción, qué lástima, prometo ir otro día, qué decepcionante, esperábamos algo similar a sitios con oferta tipo: Martínez, tipo Gandarias... a los establecimientos medios-altos del casco viejo de San Sebastián, y no, lo siento, pero no, y además a años luz, qué difícil es encontrar en Madrid una buena barra de pinchos, y además, estando tan de moda, espero volver como digo, y probar las novedades del chef, según indican a bombo y platillo en su publicidad.
No hemos tardado mucho en reconciliarnos, entre recuerdos de anteriores visitas a lo que fue el cine Carlos III, y lo hemos conseguido en Aires de Dehesa, magnifico lomo embuchado y queso parmesano en cucuruchos, así como los bocados de jamón ibérico con trufa, con ligero tomate, buena calidad, de verdad. Nos llamó la atención la oferta de vinos, escasa y protagonizada casi en exclusiva por el grupo Freixenet, omnipresente con sus marcas y sus denominaciones, siendo de ellos, al menos, el único vino, en la carta de, los: Rueda, con Fray Germán, Ribera del Duero, con Valdubón, Albariño con Vionta, el Mía del Penedés... el resto de la carta poco relevante, para un lugar con tanta estrella, creo que seis, me parece una oferta muy pobre por lo escasa. 
Hemos dejado para el último lugar, la que presumíamos una propuesta digna de confianza e incluso, reconozco en mí, con ciertas expectativas, como es; Mamá Framboise. Desde el colegio de curas, no me había sentido tan dirigido. Entras, en un lugar que, de aspecto, a mí me recuerda a los locales de la multinacional belga, Le Pain Quotidien, entras, como digo, y no sabes donde puedes dirigirte.Y lo haces, simplemente con la pretensión de conocer la oferta para tomar algún dulce de postre con el café, como pensábamos, y tras un corta vuelta,  nos dirige un señor a la esquina de una mesa, estando más de la mitad del salón sin ocupar,de nuevo me dirige a un mostrador, donde pido el café, el té helado, y un denominado, en su carta: churro de hojaldre de mantequilla, al que al solicitarlo, se me indica que no son los churros normales que solemos conocer, parece que no fui capaz de ofrecer cierta garantía de buen conocedor de productos a la vendedora, para a continuación, cobrarme y darme una especie de letra que simula una C, para que la traslade a la mesa, y colocarla sobre un imán. El café, bueno, el té helado, según mi mujer bueno, pero el churro, el churro de hojaldre, pues eso un churro, en el peor sentido del término.




domingo, 19 de abril de 2015

Muebles y edificios de chocolate

Hasta el 30 de junio se puede disfrutar en la Cité du Chocolat de una exposición comestible y sensorial, que combina dos disciplinas –el diseño y la gastronomía- y nos plantea un dilema: ¿Qué pasaría si los edificios y los muebles fueran de chocolate?
La muestra está creada y dirigida por Studio Toqué, o lo que es lo mismo, dos apasionados de la gastronomía: el maestro pastelero Jérémie Runel (se formó con grandes chefs como Christophe Adam en Fauchon, Gilles Marchal en el Bristol en París y Frédéric Bau en Valrhona, y en 2013 abrió una innovadora heladería La Fabrique Givrée) y el diseñador Guillaume Ladaviere (apasionado por el arte, la arquitectura y el arte de la creación, estudió en la Ecole nationale suprérieure des Beaux-Arts de Lyon con especialización en Diseño / Escenografía / Diseño urbano).
¡Mira el making off!

Información Grupo Vilbo

sábado, 11 de abril de 2015

Pastelerías Mallorca se instala en Tokio

Pastelerías Mallorca continúa su plan de expansión. Ahora ha sido la ciudad japonesa de Tokio la que ha resultado elegida como localización de la compañía para iniciar su expansión internacional. La noticia ha sido revelada por la propia firma en un comunicado, documento en el que han señalado que el nuevo establecimiento de la marca se encuentra ubicado en la estación de Futako-Tomagawa.
El emplazamiento de este local se encuentra localizado en la zona comercial y residencial de la ciudad que posee una mayor renta per cápita. Un local de 300 metros cuadrados con contará con una decoración similar a la del resto de establecimientos de la cadena y, concretamente, ha anunciado la compañía, a la pastelería Mallorca Market ubicada en la calle Génova madrileña.
Pero esta apertura no es la única inauguración que prevé llevar a cabo Pasterías Mallorca en el país nipón en los próximos años. De hecho la firma, que nació en 1931 con la apertura de un pequeño obrador en la calle Bravo Murillo y que cuenta en la actualidad con 15 establecimientos, va a llevar a cabo un plan estratégico en este país, fruto de “los intereses comunes de la compañía y del inversor local relacionado con la hostelería”, ha afirmado el copropietario de Pastelerías Mallorca, Miguel Moreno.
Valor por la artesanía
En este sentido, el responsable de la compañía ha añadido que Japón es el país más interesante para expandir el negocio, pues se trata de un lugar donde “se valora mucho la artesanía, la tradición y el negocio familiar”. Unos valores que esta compañía desprende a raudales, a los que se suman el auge y el ‘boom’ que, desde su punto de vista, se está viviendo en Japón, al igual que “en España experimentó el sushi hace unos años”.
Con respecto al catálogo de productos por los que la compañía apostará en Japón, entre los mismos destacarán las ensaimadas, un producto estrella en el que los clientes podrán degustar hasta ocho variedades diferentes de producto. Del mismo modo, se pondrá a disposición de los consumidores un catálogo en el que no faltarán los panes artesanos, la bollería variada, los platos caseros como la tortilla de patata, la paella o el salmorejo cordobés. De hecho, se convertirá en la primera empresa en producir ensaimadas en este país así como en venderlos a domicilio.
Diario EL PAÍS del día 10.04.2015