lunes, 15 de febrero de 2010

Horno Atanor pan de calidad en el tradicional Mercado de Maravillas





Mar y Miguel, una pareja joven con entusiasmo y empuje que defienden desde el pequeño puesto nº 223 del madrileño Mercado de Maravillas, calle Bravo Murillo nº 122, su negocio llamado Horno Atanor que el sábado por las mañanas nos ofrece cerca de 50 tipos de pan diferentes, pero con el común denominador de la calidad.
Miguel junto a su hermano Rafael (hijos de panadero), elaboran la oferta de Horno Atanor, en el obrador que mantienen en el paseo de los Jesuítas nº 2 y 4, donde se"ponen manos a la obra", cuando les llega la inspiración, y ésta no les debe abandonar nunca, pues de otro modo no podrían dar lugar a elaboraciones tan originales como: la brocheta de pan (en la que atravesado por el clásico palito de brocheta) ofrecen seis panecillos cada uno diferente del otro con pimentón dulce, sésamo, lino, yerbas provenzales, amapola y comino.
O cuando elaboran su pan de molde de piña, o la rosquita de cebolla, o el pan de tomate, de frambuesa, de flor de salvia, el moñito de cabrales, el bollu preñau,.......y así un largo etcétera.
Evidencia cariño y mucha paciencia en la trencita de pan, una especie de pan de colín trenzada con primor y riquísima al comerla.
También, como no podía faltar en una panadería que se preste, podemos encontrar el pan tradicional: la hogaza, la torta de aceite, la rosca gallega, las barras de chapata, de pan candeal, de centeno........Todo elaborado con una inmejorable calidad y con los ajustados precios del mercado donde se ubican.
Creo firmemente que proyectos como el que defienden Mar y Miguel, singular pareja (ella con un doctorado en farmacia), en Horno Atanor, son de esos que deben apoyarse sin ningún género de duda, pues coinciden plenamente con la filosofía del autor de este modesto blog, y desde el que sólo quiero desearles lo mayores éxitos.
Horno Atanor, calle de Bravo Murillo nº 122 Mercado de Maravillas puesto223, teléfono: 686698064 (28020) Madrid.

3 comentarios:

  1. He conocido esta panadería por este blog y ahora los panes de otros sitios no me gustan nada.
    Lo que hacen aquí es buenísimo, tanto que a veces da pena ponerle algo al pan, está mejor sólo. El flautín de pan de olivas negras, los panes de piña, miel, aceitunas verdes, mango, etc son buenísimos. El otro día había preñados pequeñitos (unas bolitas que se comen de un bocado) y eran buenísimas.
    Lo malo es que se le acaban las cosas y si se llega un poco tarde ya hay menos donde elegir.
    Otra cosa. Compro bastante de una vez y lo congelo y cuando lo saco queda PERFECTO, como recién hecho. Eso es porque está bien hecho.
    Una maravilla.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro mucho que el blog sirva para descubrir los sitios, que en mi opinión tienen calidad. En cuanto a lo pronto que se acaban lo que hacen, habrá que hablar con hablar con Mar y Miguel, para que aumenten la cantidad de lo que elaboran.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Conozco esta panadería desde que la abrieron y para mí, uno de los puntitos buenos en una cena o comida con la familia o amigos, es haber encargado una selección de los excelentes panes que fabrican Mar y Miguel. Eso si, hay que encargarlos antes, porque cuando quieres ir por las buenas, se agota toda rápido y no encuentras variedad. El ir a su puesto, es un vicio.

    ResponderEliminar