lunes, 28 de febrero de 2011

La diseñadora María Lafuente lanza una colección de chocolatinas de alta gama


Los chocolateros tienen un nuevo y pequeño competidor. Se trata de la diseñadora leonesa María Lafuente, que a partir de ahora no sólo se dedicará al mundo de la moda sino que apostará por el chocolate. Una apuesta que ya se ha visto reflejada en el lanzamiento de una nueva colección de chocolatinas "gourmet" en forma de medallón y que se comercializarán en cajas individuales en cuatro sabores: negro, blanco con extracto de yuzu, con leche y frutas del bosque. A través de esta colección se busca también aportar algo de dinero a la Fundación Abracadabra de Magos Solidarios, organización española que lleva actuaciones de magia e ilusionismo a niños hospitalizados, discapacitados psíquicos y físicos y mayores en residencias. "El chocolate es bueno para la salud y ayuda al estado de ánimo", ha llegado a explicar la diseñadora. Por eso, una pequeña parte de los beneficios que obtenga irá destinada a la Fundación. Las chocolatinas, de 20 gramos, se presentaron en la pasarela Cibeles con una estética muy cuidada, en cajas con el logo estampado en oro. Aunque acaban de ponerse a la venta, ya vienen avaladas con el sello de la marca de calidad de Castilla y León 'Tierra de Sabor', y se pueden adquirir a través de Internet y en la sección de delicatessen de El Corte Inglés de León. De todos modos, se espera que pronto estén disponibles en el resto de El Corte Inglés de España. Hasta aquí la noticia de la que informa el Grupo Vilbo.
La conocida diseñadora de moda leonesa, María Lafuente, con este primer lanzamiento, pretende iniciar un camino que quiere continuar con otros productos de calidad, no sólo de León, sino de toda la Comunidad Castellano-Leonesa, tales como: la cecina, el queso, los pimientos..... La colección de chocolate de colores: blanco, blanco-rosa, con leche y negro, evoca un mundo de sabores y colores, coincidentes con los que ella suele utilizar en sus colecciones, culminado con una edición 'de luxe' que combina los cuatro anteriores y contiene oro comestible

martes, 22 de febrero de 2011

L' Obrador del Molí actualiza el 'Pa negre'


L’Obrador del Molí actualiza el ‘Pa Negre’ lanzando una nueva creación panadera de alta calidad

La panadería artesana rinde su particular homenaje al fenómeno cultural creado en torno al concepto del pan consumido durante la posguerra.

L’Obrador del Molí, panadería artesana caracterizada por su apuesta por los sabores auténticos tradicionales, rinde su particular homenaje al fenómeno cultural de ‘Pa Negre’ – tanto por la película como por la novela original homónima de Emili Teixidor- con una nueva y auténtica creación artesanal; una versión actualizada, sabrosa y sana, del conocido como el ‘pan de la posguerra’ que deja atrás la escasa calidad del producto antiguo que se producía sin medios y con las pocas harinas disponibles en una época caracterizada por la falta de alimentos. “A través de este pan, abuelos y nietos compartirán experiencias y recuerdos con la ventaja de que el producto actual es de altísima calidad”, afirma Jordi Gallés, impulsor de la iniciativa.

Esta nueva creación gastronómica se enmarca dentro de la filosofía de L’Obrador de apostar por sabores y elaboraciones panaderas artesanales - en base a una cuidada selección de materias primas, un proceso natural y largas fermentaciones – y la recuperación mejorada de formatos tradicionales que se han ido perdiendo con el tiempo. L’Obrador es la única panadería en Barcelona que ofrece esta variedad de producto.

En la posguerra, para poder comer pan, la población molía de forma casera cualquier tipo de cereal disponible, a veces trigo, pero muchas veces centeno o avena, sin separar el grano de la cáscara, con lo que el producto final era de muy poca calidad. L´Obrador del Molí, inspirándose en el proceso tradicional de harinas molidas a la piedra, ha realizado un pan a base de harina de trigo de primera calidad, incluyendo trigo trinchado y malta, que recuerda el Pa Negre de entonces manteniendo su característico sabor intenso y color oscuro, pero con una calidad muy superior.

El nuevo producto se presenta como un pan ovalado de gran formato, con un alto porcentaje en fibra e ideal para combinar con embutidos y ahumados por las características de su sabor y presentación. Además, el Pa Negre de L’Obrador del Molí, se venderá a peso, como se hacía antaño, pudiendo comprarse entero (1,7 Kg, aprox.) o medio (800 gr. aprox.)

lunes, 21 de febrero de 2011

Mejor Maestro Artesano Pastelero de España (MMAPE) 2011


Según ha dado a conocer la Confederación Española de Empresarios Artesanos de Pastelería (CEEAP) ya se han recibido ocho solicitudes para participar en la próxima edición del campeonato al Mejor Maestro Artesano Pastelero de España MMAPE 2011, que se celebrará en Madrid en el marco de la feria Intersicop los días 24 y 25 de marzo.

Aunque el plazo de inscripción está aún abierto (se cierra 15 días antes de la fecha del campeonato), se ha hecho público el nombre de los participantes ya confirmados. En concreto, competirán Juan Antonio Serrano López (Asturias), Isaac Balaguer Mestre (Barcelona), Markus Kunz Piñeiro (Granada), José Fernández Ramos (Madrid), David Cristóbal Sánchez (Madrid), Juan Tugores Segura (Menorca), Julián Arranz Ortega (Palencia) y Antonio Díaz Cazorla (Tenerife).

El tema escogido en esta ocasión es la Fantasía, que permite un amplio abanico de interpretaciones. Cada uno de los participantes deberá realizar una tarta, seis tipos de bombón, cuatro tipos de pastas de té, seis tipos de repostería dulce, seis tipos de repostería salada, una pieza artística y un centro o pieza salada comestible para la presentación de la repostería salada. El tiempo para realizar todo ello será de 19 horas.

(Información Grupo Vilbo)


domingo, 20 de febrero de 2011

Pastelería vegana

La cocina vegana se considera, para sus seguidores, la dieta más ética, ya que además de evitar todos aquellos alimentos de origen animal, incluidos los que se obtienen sin violencia, como la leche y los huevos. El seguidor de esta corriente, adopta un código ético, al margen de lo que es la alimentación, que le lleva a no utilizar ninguna prenda realizada que tenga en su fabricación un origen animal, aunque sean unos simples zapatos, o cualquier tejido que tenga el mismo origen. Una filosofía de vida que excluye todas las formas de explotación hacia el reino animal. Dentro de esa filosofía podemos entender que forman parte del más amplio movimiento animalista, confluyendo sólo en algunos aspectos con el movimiento ecologista. Son, para concluir, lo que se podría denominar vegetarianos puros.
Su origen, parece encontrarse en el Reino Unido en 1944, cuando se crea la Vegan Society por Donald Watson, como una derivación de los vegetarianos, ya que muchos de éstos, comían productos lácteos e incluso pescado
Alrededor de este movimiento, y en sus ya largos años de existencia, han surgido una serie de actividades productivas y comerciales de la que no puede estar ajena el sector de la pastelería, en la que, en sus elaboraciones, no se utilizan ni huevos, ni leche, ni ningún producto de origen animal.
La iniciativa más interesante de pastelería vegana, ha surgido en Barcelona de la mano de Toni Rodríguez (conocido animalista) y Rosa Avellanera, con su "Lujuria Vegana", donde se elabora auténtica pastelería y repostería a base de cremas vegetales, nata de soja, chocolate, frutos exóticos...etc. Su nuevo establecimiento abierto al público denominado: Pastelería La Estrella, se ubica en la calle Nou de la Rambla número 32, en pleno centro de la Ciudad Condal.
En conclusión, una oferta de pastelería para quienes comparten la filosofía vegana, que sin duda contará con el interés suficiente para sus múltiples seguidores.

jueves, 17 de febrero de 2011

Se nos ha ido un grande

Ayer por la tarde, en su restaurante de Singapur denominado "Santi", apelativo cariñoso por el que era conocido, y que indica la cercanía de que era capaz. Murió, con 53 años, el cocinero de la polémica y por supuesto del rigor gastronómico y del éxito.
Siete estrellas Michelin ostentaba, sumando todas las de sus restaurantes, lo que demuestra la capacidad y el prestigio del desaparecido chef.
El prestigioso pastelero Paco Torreblanca, ha manifestado esta mañana: "se va, se nos va, uno de los grandes cocineros de este país", lo que indica la cercanía con el mundo de la pastelería y el pan, a lo largo de su vida.
La declaración de su hija, Regina Santamaría Serra, sobre su padre, cuando le escuchaba decir: "para ser chef, primero tienes que ser persona", sirva de ejemplar epitafio y sincero homenaje del autor de este blog.
(Foto tomada de spanskespanol)

martes, 15 de febrero de 2011

Pan negro



Pan negro, arrasa en los premios Goya de cine, la película de Agustí Villaronga, protagonizada por Francesc Colomer, Nora Navas, Roger Casamajor, Marina Comas, Laia Marull, Eduard Fernández, Sergi López....etc, que parecía ser una película realizada para el circuito de las pequeñas salas de versión original y para los festivales más prestigiosos, pero también más periféricos. Finalmente resultó ser la gran triunfadora de la Gala del Cine Español, obteniendo nueve Goyas.
Pero si hablo de la película en este blog, es por su título: pan negro, dicho pan, normalmente realizado con harina de centeno, sirvió como alimento básico y casi único, para saciar las hambrunas de la mayoría de la sociedad en la posguerra española, cuando las cartillas de racionamiento, eran la herramienta necesaria para obtener, lo más elemental para alimentarse.
La importancia del pan, queda de manifiesto, sólo comprobando que en dichas cartillas de racionamiento, como popularmente eran conocidas entonces, el pan es el primer alimento que aparece en las hojas de cupones (y con bastantes hojas más), seguidas del aceite, el azúcar, el arroz, y terminando por los varios, según reflejan las cartillas editadas por la Comisaría General de Abastecimientos y Transportes, de aquellos años.
De nuevo el pan, como alimento ancestral, demuestra su importancia, y se erige en protagonista de la alimentación para los ciudadanos, en momentos tan difíciles, ante la escasez e incluso ausencia de cualquier otro alimento.
En la película, reiteradamente premiada el domingo, se comprueba nuevamente la importancia de tan extraordinario alimento, presente en nuestras vidas históricamente. Metafóricamente utilizado en la religión, elemento de la comunión junto con el vino, en el trabajo, ganarse el pan, y en muchos otros ejemplos que podrían utilizarse.
Y que la película, objeto de este comentario, homenajea hasta otorgar el título a su magnífica obra, al menos a juicio de los miembros de la Academia, según quedó demostrado en la gala.

lunes, 14 de febrero de 2011

San Valentín, en la pastelería de Andalucía y Canarias


El Día de San Valentín se va implantando poco a poco en los gremios españoles a través de iniciativas que intentan impulsar esta festividad entre los profesionales y los consumidores de formas muy distintas. En esta línea, 24 pasteleros de toda Andalucía participaron el pasado 8 de febrero en la VII edición del Concurso Regional de Tartas de San Valentín, organizada por la Federación Andaluza de Empresarios de Pastelería (FAEP) en el Palacio de Congresos de la ciudad malagueña de Ronda. Andrés Moreno Fernández (Alhaurín El Grande-Málaga) se alzó con el premio en la modalidad de escaparate decorativo y tarta, mientras que en la categoría de tarta de San Valentín, venció el jienense Antonio González Vera.

A este evento se suma la campaña Díselo con Dulzura de la Asociación de Pasteleros de Canarias que busca dinamizar las ventas del Día de San Valentín con la entrega de tartas en forma de corazón a diferentes personalidades públicas de la vida canaria. La campaña también incluye un concurso de piropos dulces a través de Facebook, cuyos premiados ganarán sesiones de spa y estancias gratuitas en varios hoteles de las Islas, un lote de productos artesanos y otro de productos pasteleros.

Información y fotografías, facilitadas por el Grupo Vilbo

viernes, 11 de febrero de 2011

¿Se come con la vista?


La pregunta que se realiza en el título de esta entrada se puede responder participando en la II Cena a Ciegas del Hotel Carlemany de Girona -dentro del Forum Gastronómico de Girona 2011-. La celebración se llevará a cabo el próximo día 19 de febrero a las 21 horas en el restaurante El Pati Verd, del citado hotel. Por un precio de 60 €, por comensal, se degustarán 25 platos diferentes, empezando con los más tradicionales y terminando con los más vanguardistas.
Un evento sensorial donde "no se come con la vista", pues todos los participantes llevarán puesto un antifaz que les impedirá ver los distintos platos que les ofrecen.
Jonatan Armengol, único periodista y crítico gastronómico ciego de nuestro país (conductor de la cena) y el chef Xavier Arrey, ofrecerán, a los asistentes, la posibilidad desde el gusto, el olfato, el tacto, y por qué no, el oído, y, así, poder demostrar las aptitudes gastronómicas sensoriales de los comensales que participen.
Los platos serán presentados de la manera más cómoda posible: cuencos, boles, brochetas, cucharitas, evitando las copas y los cuchillos afilados, el equipo de sala, colocará los mismos de forma tal que sea sencillo localizar cada bocado.
El menú se desvelará en la cena, siendo el factor sorpresa una pieza clave de la misma, pero está especialmente diseñado para un disfrute gastronómico total, con vista o sin ella, lleno de sabores, texturas y aromas. El prescindir de la vista, hace despertar los demás sentidos hasta límites desconocidos, según aseguran los organizadores.
Hotel Carlemany, Pl. Miquel Santaló nº 1 GIRONA, teléfono: 972211212

martes, 8 de febrero de 2011

Queman una panadería en Ciudad Juárez

Ciudad Juárez, Chihuahua.-En cenizas terminó la Panadería La Rosa de Oro número 4, que se encuentra en la avenida Gómez Morín, de la colonia Satélite, luego de que un grupo armado disparó a los cristales y le incidió fuego; lo que se presume que fue por no pagar el derecho de suelo, esto sucedió el pasado sábado, aproximadamente a las 6 de la mañana.
Los tragahumos llegaron oportunos para controlar el incendio y no permitir que se pasara a otros negocios que están al lado de éste.
Se presume que el grupo armado, de primera instancia balaceó los ventanales del negocio, sacaron al empleado panadero y enseguida le prendieron fuego al local, hasta que terminó en cenizas.
De tal manera que afortunadamente no se registraron daños al personal, en ese incidente que deja otro negocio fuera de la listas de Ciudad Juárez.
Todo indica que aparentemente, la intención de los maleantes era quemar el negocio como advertencia a quienes no pagan la famosa cuota por el “Derecho de piso”.

Es evidente que en otros lugares del planeta el sector de la panadería tiene más problemas que la crisis o el descenso del consumo del pan. La noticia que hoy publica: La Policíaca -La Nota Roja de México-, curioso blog, que tiene como objetivo informar de las noticias de más impacto en México, como el mismo se define, así lo demuestra.

El negarse, el panadero, al pago de la cuota o el 'Derecho de piso', según informa, causó el ataque, entiendo hace referencia a una cuota, o especie de impuesto, que les imponen a los comerciantes por tener sus locales abiertos, al margen de los impuestos o tasas de carácter legal. En la Ciudad Juárez, tristemente conocida por los asesinatos a mujeres, parece que nadie está libre de las bandas y grupos de maleantes. Ni siquiera el modesto sector panadero, como queda evidenciado. Los hechos, que hoy publica el blog, ocurrieron el pasado 19 de enero.

www.lapoliciaca.com

viernes, 4 de febrero de 2011

El comidista ¿Por qué los cruasanes españoles son tan malos?

Este artículo y la foto, ha sido publicado en el blog 'el comidista' de Mikel López Iturriaga en el diario EL PAÍS, el 3 de febrero de 2011

Siendo la cocina española tan buena, siempre me ha sorprendido la capacidad que ha tenido este país para destruir el cruasán. Cuando comes este incomparable producto en su forma original -es decir, en Francia- cruje un poco al morderlo, después sus láminas exteriores de hojaldre se deshacen en la boca y finalmente llegas a la mantequillosa, tierna y esponjosa masa del centro. Una cumbre del refinamiento en la bollería. ¿Pero qué ocurre cuando te compras un cruasán en cualquier sitio de por aquí?

Pues que te metes en el cuerpo una masaza que no cruje más que en las puntas (y eso si hay suerte), con un pegajoso exterior almibarado desconocido en otros lugares del mundo y un hojaldre de goma que se te pega al paladar. Y que más o menos contiene la misma cantidad de mantequilla que un tarro de Tulipán, o sea, cero.

Todos estos ejemplares de engrudo horneado y barnizado con los que día tras día se desayunan miles de españoles no merecen el nombre de cruasanes, por lo que yo los denomino curasanes. Por definición, el curasán no sabe a nada más que a azúcar, a harina y a sebo. Lo normal es que sea gigante: aquí todo lo hacemos a lo grande, para que te llene bien de calorías y de colesterol. También es muy popular su variante más infecta, una que lleva un producto marrón oscuro por fuera o por dentro al que denominan "chocolate", utilizado a mansalva en la piel de toro para disfrazar cualquier bodrio pastelero.

Está claro que hay excepciones, y que por fortuna hay panaderías y pastelerías que hacen cruasanes decentes y civilizados. Pero digámoslo alto y claro: el curasán español medio es un auténtico asco. Y tras asumirlo, pasemos a preguntar por qué a tres expertos en la materia.

Javier Marca, responsable de la web BakMadrid y organizador del encuentro de panaderos PanForum, asegura no haber encontrado un buen cruasán en ningún lugar de la nación, por lo que cuando quiere comerlos se los prepara en casa. "Como algunas de las cosas que se hacen aquí, por desgracia en España son decepcionantes. Tenemos potencial para hacerlo bien pero al final nos quedamos a medias. Se hacen con prisa y con atajos y, normalmente, con ingredientes de calidad regular. En Francia suelen usar buenas mantequillas, que influyen muchísimo en el sabor final, y son muy cuidadosos con el proceso. Se lo toman en serio".

Según Marca, la mantequilla, esa grasa con la que se consiguen las láminas finas y crujientes, es básica para lograr un buen cruasán. Y también "los reposos en frío de la masa para poder estirarla sin problemas, cuatro vueltas para el hojaldrado, paciencia y tiempo".

Ibán Yarza, creador del Foro del Pan y autor del blog Te Quedas a Cenar, coincide en el diagnóstico pesimista sobre el estado del cruasán en España. "¿Cómo es acaso la gran parte del pan que se vende aquí?", se pregunta. "No es de sorprender que un país que come mal pan coma malos cruasanes".

"Por un lado existe la desidia de los profesionales, gente que lleva décadas haciendo lo mismo porque es así como le han dicho que se hace: ésa es la manera de producir mucho, vender a buen precio un producto bastante malo y sacar margen", explica. "Estos cruasanes parten de materia prima deficiente, no ya sólo por no apostar por la mantequilla (al fin y al cabo, hasta los franceses tienen cruasán beurre [mantequilla] ynature... o sea, del malo), sino por producirlo con desdén absoluto".

Como otras masas ricas en grasa, la de los cruasanes tiene la virtud de congelarse muy bien para su posterior horneado. Pero ésa es, a la vez, su maldición. "Muchas veces son descongelados, fermentados y horneados por gente que carece de las más básicas nociones acerca de descongelar, fermentar y hornear", critica Yarza. "Estoy cansado de ver cruasanes sobrefermentados, mal horneados... a los que encima embadurnan con una glasa brillante y pegajosa. ¡Muerte a la glasa, viva el brillo satinado natural de una pieza pincelada con huevo!".

Yarza asegura que en algunos lugares sí se hacen buenos cruasanes, y cita Badia Roca como ejemplo. El maestro de esta pastelería de Barcelona es Albert Badia, ganador del premio al mejor cruasán artesano de España en 2009. Según Badía, para hacerlo se necesitan sobre todo fermentaciones largas, no industriales. "Es como el caldo de la yaya, que se hace lentamente. Así se garantiza un sabor intenso, y la masa se hincha muy poco a poco, sin burbujas de aire que vayan explotando".

El pastelero no es tan integrista con la mantequilla. "En Cataluña hay mucha tradición de hacer cruasanes con grasa de cerdo, y hay clientes que nos dicen que les gustaban más. Tienen un crujido diferente", reconoce. En cuanto al abismo entre España y Francia en este terreno, incide en la responsabilidad de los clientes, que no exigimos todo lo que deberíamos.

“Si la gente no hubiera aceptado el pan congelado, los panaderos no lo habrían trabajado. Es el cliente el que tiene que exigir buenos cruasanes, que estén hechos sin grasas hidrogenadas y con fermentaciones largas. Pero si no está dispuesto a andar más de dos calles para encontrarlos, eso nos lleva al desánimo. Por suerte, esto está cambiando, y la gente viene de lejos a comprar nuestros cruasanes".

Tanto Badia como Yarza concluyen que el desastre del cruasán español está relacionado con la diferencia cultural que existe entre Francia y España en lo que respecta a la repostería. "Allí el de pastelero es un oficio reconocido, la gente lo valora. Aquí era el más tonto, el que no quería estudiar. Ahora se empieza a valorar, a rebufo de los cocineros", afirma Badia.

"En Francia sucede además otra cosa", añade Yarza. "El cruasán tiene un importante carácter identitario, del mismo modo que tener una buena tortilla de patatas es una buena tarjeta de visita en cualquier bar en España, sobre todo en el norte".

Supongo que la pregunta que se hace 'el comidista', nos la hemos hecho muchas veces los que, desde un lugar u otro, tenemos interés en el sector de la pastelería panadería y creemos poder aportar nuestra opinión. Sin entrar a comentar las opiniones que realiza el autor del artículo.
Sí quiero plantear que el croissant, (o cruasán, como acepta nuestra Real Academia de la Lengua), de origen discutido y diverso, hay quién lo sitúa en Turquia, es un elaborado que situamos en Francia sin duda alguna. Por razones que no quiero entrar, en España es una pieza de bollería muy popular, y conocida, y la mayoría de las veces maltratada, pues su calidad deja mucho que desear, en la mayoría de los casos.
Hagamos un esfuerzo de imaginación, y pensemos que el conocido churro español, fuera en Francia tan conocido como lo es el croissant en el nuestro, ¿La calidad del mismo sería similar al autentico, al genuino churro nacional, con todas sus variantes?. No lo sé, me cabe la duda, a pesar del reconocimiento que profeso a la calidad de la pastelería y repostería del país vecino.
El aspecto identitario del producto exige un esfuerzo que nosotros, quizá no estemos dispuestos a realizar, algo parecido ocurre con la famosísima baguette, también muy extendida en nuestras panaderías, y difícil de homologar, la mayoría de las veces, con las que elaboran los franceses.No comparto la idea de que somos peores, el argumento más reciente lo tenemos en la Copa del Mundo de pastelería, que el equipo de España acaba de obtener.
Sí mantengo con absoluto convencimiento, que salvo excepciones, siempre haremos mejor nosotros el gazpacho, que la vichyssoisse, (la tan conocida crema de puerros francesa), y viceversa. Nuestros churros siempre serán mejores que los que hicieran ellos, la paella, el bacalao al pil-pil, o cualquier plato o elaborado, que identifica una cultura gastronómica. Será mejor, cuanto más signifique culturalmente e identifique a quien lo hace.
El resto, sólo es obra de chapuceros, malos profesionales, o ignorantes. Y por cierto, en España los cruasanes buenos existen en la misma medida que existen los buenos oficiantes, al menos yo así lo creo.