miércoles, 28 de septiembre de 2011

El pan en Madrid, malo y por las nubes

Curioso escaparate el de la conocida pastelería, panadería, bar y restaurante madrileño, Hontanares de la Avda. de América. En el mismo se presenta las piezas de pan a modo de pájaros suspendidas en el aire, como si fueran piezas volando.
La visión del escaparate me ha hecho recordar, y por ello el título de la entrada, la gran disparidad existente en el precio del pan, al menos en Madrid.
En la capital de España, salvo que uno tenga la suerte de vivir cerca de una panadería o pastelería de calidad, que no suele ser fácil, el pan que se ofrece es deleznable. Y lo peor, siéndolo, es que además es muy caro. Con lo que el ciudadano que no tiene la suerte de poder acudir a una panadería de calidad, cada vez más escasas, tiene como opción comprar el pan en la tienda de la esquina, en el chino de enfrente, o en la gasolinera de arriba...
No cabe duda que dicho pan, ya sea; chapata, barra, pistola, baguette... es de una calidad ínfima, horneados en los típicos hornos-armario, sacándolos de las cajas congeladas en los que se reparten, y sin más, ponerlos a la venta.
Dicho pan, como te entretengas un poco en llegar a casa, o al lugar donde pretendas llevarlo, llega casi duro, y a las pocas horas, es una auténtica piedra. Siendo ésto triste, lo peor es que el precio se asemeja o incluso supera al de cualquier panadería de máxima calidad.
Dentro de la mínima calidad que comento, existe una disparidad de precios, que en lugar de tener una proporción vinculada, como sería lo lógico, a la calidad del producto, el precio se establece, entiendo en función de otros parámetros; de la oferta existente en la zona, de la amplitud del horario del negocio en cuestión...etc.
Sea como sea, lo evidente es que en Madrid, el pan, salvo honrosas excepciones, es malo, muy malo, y el tema no parece tener solución a corto o medio plazo.
No parece razonable, por otra parte, que en los actuales momentos en que todo lo relacionado con el consumo alimentario en general, esté alcanzando niveles de calidad impensables hace sólo dos décadas, ya sea en la elaboración de vino, de productos en conserva, en la carne, en los productos de huerta, y muchos más ejemplos. Con importantes y serias iniciativas, a través de denominaciones de origen, marcas de calidad, mejorando consecuentemente todos los procesos. El pan continúe siendo el 'patito feo' del sector alimentario.
Mi opinión sincera en cuanto a la causa principal de dicho desastre, entre otros, pero fundamentalmente, es el abandono de la panadería artesanal, la dureza del oficio, el gran esfuerzo en todos los aspectos que necesita, ha ido dando lugar a que cada vez más la panadería artesanal, vaya poco a poco desapareciendo. Y sustituyéndose por procesos industriales, que aunque algunos produzcan con gran calidad, por que los hay, en paralelo existan fabricantes, que no alcanza ni siquiera de lejos el aprobado raspado.
No sé si sólo responde a causas económicas, o a una escasa calidad en la propia demanda, que no se muestra lo suficientemente exigente para adquirir solamente lo que merece la pena.
Por otra parte, la mala prensa del pan como producto muy inadecuado para las dietas, dada la errónea y difundida fama de que es un alimento que engorda, pueda haber ayudado al deterioro del sector, pero ejemplos de productos presumiblemente engordantes, los hay a cientos.
Pocos productos engordan tanto como el alcohol, en sus múltiples variedades, por poner un ejemplo, y no por ello, los fabricantes deciden bajar la calidad de sus marcas y deteriorar las mismas, pues el consumidor, puede asumir el riesgo de engordar, pero difícilmente admitiría que se produjeran engaños en las mismas.
Sea como fuere, lo que es evidente que el pan, que además no engorda, como todo es una cuestión de cantidad y de hábitos de consumo, es de ínfima calidad, y como decía antes, no parece tener arreglo a corto plazo.


lunes, 26 de septiembre de 2011

¡Bolsas de plásticos! No gracias

Apostando por las bolsas de papel.

Los fabricantes de bolsas de papel están en plena campaña de marketing directo con tal de conseguir que los establecimientos de España apuesten por cambiar hacia bolsas más sostenibles. La campaña, dirigida a 140.000 tiendas de todo el país (también pastelerías), está teniendo una gran acogida, demostrando la predisposición al cambio de muchos comerciantes. El objetivo de esta campaña es posicionar a la bolsa de papel como la alternativa más sostenible por su carácter renovable, reutilizable, reciclable y biodegradable. Como explica el folleto, "la bolsa que lo lleva todo" es un concepto que engloba, además de las ventajas medioambientales de la bolsa de papel, que hacen de ella la bolsa más sostenible, toda una serie de características que la convierten en la mejor opción para todo tipo de comercios. Además, los fabricantes no han dudado en afirmar que estas bolsas no sólo son competitivas en precio, sino que permiten desarrollar una gran creatividad de la imagen de marca del comercio. De hecho, como remarcan, estas bolsas son un soporte publicitario muy eficaz, ya que un 85% de los transeúntes se fijan en los mensajes que llevan impresos. (información Grupo Vilbo, foto tomada de verbociudadano.bligoo.com)

El ya lejano 8 de febrero de 2010, en una entrada que titulaba: "El talego del pan", en este blog, recordaba las bolsas de tela que como elemento necesario y útil, cuya única función era ser utilizada para comprar el pan.
Los nuevos tiempos, los nuevos modos de vida, la mal entendida comodidad, y los fuertes intereses económicos, sin duda de la industria del plástico, dieron paso, a una masiva e irracional utilización de éste.
Todo el consumo, por pequeño que sea, se envolvía y se dispensaba en plástico, el papel, no sólo la tela, como decía, pasó a un segundo plano, y su utilización prácticamente desapareció.
Felizmente y como toma de conciencia, que aprecio y valoro sumamente, parece que se está produciendo cambios importantes. Desconozco si responde a la mayor conciencia ecológica de nuestra sociedad, o sólo a una cuestión de costes, pero iniciativas como las adoptadas recientemente por algunas grandes superficies, a hecho prácticamente que la tan utilizada bolsita de plástico, no se utilice. Los propios supermercados vende bolsas de rafia, mucho más sólidas, resistentes, útiles, y, sobretodo, reutilizables.
La iniciativa de utilizar bolsas de papel para el sector del que trata esta bitácora, únicamente puede conseguir de mí el aplauso y apoyo más entusiasta.
No en vano, -aunque también hay quien dice que se trata de una leyenda urbana- en medio del océano Pacífico parece que existe tal acumulación de plástico, que se ha convertido, en una isla de dimensiones incalculables, y el daño que supone para la vida marina, excuso explicarlo.
Aprovechando la iniciativa, me permito recomendar la adopción de la medida a otros sectores, choca de modo evidente que, una importante librería de la Gran Vía madrileña, no hace una semana. Todavía entregue los libros que vende, en bolsitas de plástico, más si cabe, cuando lo que venden son precisamente libros. Que cunda el ejemplo.

martes, 13 de septiembre de 2011

¿Qué hay de merienda? Pan con chocolate


Los niños de los años 50 y 60, solíamos tomar de merienda, normalmente pan, con las compañías más originales que puedan pensarse, así: el pan aceite y azúcar, el pan con mantequilla y azúcar, y quizá el más conocido y utilizado de todos: el pan con chocolate.

Europastry, empresa española líder en la producción y comercialización de pan prehorneado, sigue innovando para recuperar los sabores de siempre. Con la vuelta al cole de septiembre, llega una nueva versión - sabrosa y saludable- del clásico bocadillo con chocolate: el Pan con cacao; la que fuera la merienda básica de millones de niños españoles durante décadas.

Además de los puntos de distribución tradicionales (panaderías), supermercados y restauración, el Pan con cacao, podrá encontrarse también en las escuelas el próximo curso al ser uno de los primeros productos en cumplir con los valores nutricionales establecidos por la nueva Ley de Seguridad Alimentaria. Entre estos valores, por los que Europastry lleva años apostando en la elaboración de sus productos, se encuentra la ausencia de grasas trans, edulcorantes artificiales o sustancias estimulantes; un bajo nivel en sal y sólo 160 kcal. por unidad (40 Kcal. menos que las recomendadas por la AESAN). Europastry, empresa comprometida con la calidad y la alimentación saludable, ya se adelantó al mercado en 2008 al ser pionera en la eliminación de las grasas hidrogenadas de toda su gama de productos siguiendo las recomendaciones de las agencias de seguridad alimentaria españolas y europeas.

La nueva merienda cuenta también con el aval de la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas (AEDN) que recomienda el consumo del Pan con Cacao dentro de una dieta equilibrada.

La merienda siempre a punto

El Pan con cacao es ideal para la merienda porque, al tratarse de un producto congelado, se puede almacenar en casa y sólo requiere su descongelación para ser consumido y sin perder su frescura.

El nuevo producto es un panecillo redondo de 60 gramos, de textura suave y esponjosa, fácil de digerir y relleno de cacao.

Con este lanzamiento, Europastry ha buscado una forma atractiva de introducir el pan en la dieta de los más pequeños contribuyendo a unos hábitos alimenticios saludables. El pan es un alimento fundamental en la dieta infantil, según los nutricionistas, ya que aporta hidratos de carbono, fibra, proteínas, vitaminas y minerales. Los expertos recomiendan consumir entre 220 y 250 g. de pan diarios repartidos en las distintas comidas.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

¡El Sr. Bizcocho!


Un elaborado único lleno de tradición y sabor. Cada madre tiene uno, como ocurre con la tortilla española, o con las croquetas.
Harina, huevos, azúcar, mantequilla, leche y levadura, tras el oportuno toque de horno, da lugar a una auténtica maravilla gastronómica, difícil de igualar, difícil de superar.
Es cierto que también que es un producto maltratado, las elaboraciones industriales, a veces no alcanzan ni los mínimos razonables.
Su presencia en nuestra gastronomía es amplia y notable: un bizcocho son, a fin y a la cabo, los sobaos, las magdadenas, los soletillas, los motachones de Utrera...los deshidratados, como los Noel de Burgos, los bizcochos lustrados canarios, y tantas otras elaboraciones, tradicionales y modernas. Pueden emborracharse o presentarse sobrios. Se dejan acompañar de frutos secos, pasas, frutas, yogur, chocolate. Se pueden presentar con costra, sin costra, con azúcar granillo, azúcar glas, o simplemente con las características aberturas que produce la emulsión.
En la pastelería, es un elemento necesario, esencial diría, presente en tartas, pasteles, pastas...y muchos elaborados.
Su aportación a la pastelería y a la gastronomía, en general, es incomparable, y su presencia difícil de igualar, como decía.
Su nombre procede del latín: bis coctus, 'dos veces cocido'. Y su origen puede ser consecuencia de cocinar dos veces el pan para alargar su duración, lo anterior y la añadidura de algo más que los componentes básicos del pan, darían lugar al conocido bizcocho de hoy.
Internacional como pocos, los: sobrios Pum Cakes, y los deliciosos Panettones, son una pequeña muestra.
En nuestro país, como decía al principio, han sido siempre un tradicional icono familiar de referencia, útil para el desayuno, para el postre, para la merienda...
Con los ingredientes adecuados, hasta el más torpe cocinero, puede dar lugar a un bocado pleno de sabor y esponjosidad.
Flexible como pocos, admite todos los tamaños y formas posibles, las lumbres de leña los eleva a los cielos, pero tiene un noble comportamiento igualmente, con todo tipo de combustión, gas, electricidad, etc.
Su sabor, su textura, y lo fácil de comer, que resulta, merece al menos que, de vez en cuando, nos acordemos de él.
Sirva este breve comentario como modesto homenaje.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Pastelería Tudanca saca al mercado el dulce Pastel de Aranda



I.M.L. / ARANDA

La empresa arandina Pastelería Tudanca ha querido homenajear a la tierra donde nació y ha creado un pastel al que ha bautizado Pastel de Aranda. Una creación culinaria que es «un pastel crujiente, de hojaldre, que es emblemático dentro de las Pastelerías Tudanca, crema pastelera y un toque de canela. Es un pastel que está extraordinario pero si se le da un toque de calor, es espectacular», aseguró Jesús Tudanca, gerente de la empresa, en una respuesta entre informativa y promocional.
Sus creadores han aprovechado la celebración de la XXV Feria de la Ribera para presentarlo en sociedad con el doble objetivo de darlo a conocer y «para que los arandinos comprueben que aquí, en Aranda, hacemos cosas buenas y confiamos en que, con el tiempo, este pastel se consolide como el pastel referente en Aranda y sea motivo para regalar», como explicó Tudanca. A lo largo de todo el fin de semana, los visitantes han podido probar este pastel individual, que se come en dos o tres bocados, al precio de 1 euro, que se mantendrá a lo largo de todo el año.
Junto a esta novedad, Tudanca anunciaba que durante la semana de las fiestas patronales arandinas sacará un nuevo pastel al mercado, también individual, pero que sólo estará a la venta esa semana al año. «Es el Pastel de la Virgen de las Viñas y es una creación a base de una capa de hojaldre, crema pastelera, otra capa de bizcocho, yema tostada y unas uvas tanto blanca como negra para decorar el pastel», puntualizó Jesús Tudanca. Con esta otra novedad, se mantiene la política de esta empresa arandina que, en fechas señaladas en el calendario como San Valentín, San José, Santa Águeda o Carnavales, realiza dulces especiales. «Buscamos no sentirnos una empresa que viva de la rutina, sino demostrar que innovamos y, sobre todo, ofreciendo mucha calidad», según este responsable de la familia Tudanca.
Con esta idea de los pasteles tanto de Aranda como de la Virgen de las Viñas también persiguen recuperar una tradición. «Tiene un precio barato y yo creo que va a hacer que se recupere la costumbre de entrar a una pastelería a comerse un pastel», animó Tudanca.

(Información y foto, ofrecida por Diario de Burgos)

jueves, 1 de septiembre de 2011

Comienzo del curso

Comienza el curso después del verano plagado de noticias, de sobresaltos, de inquietudes. Nada parece estar donde debe, y el comienzo del curso, se presenta con las mismas características que los meses más duros del estío.
La economía no termina de 'levantar cabeza' e incide de manera directa en el consumo, de tal modo que éste se reduce a la mínima expresión. Situación que al sector de la pastelería no le favorece precisamente. Esperemos, que aunque sea poco a poco, la situación tienda a cambiar.
Las noticias veraniegas, como suelen ocurrir, han sido pocas y de escaso interés.
Como en anteriores años, parece que la venta ambulante en las playas, también ha ido en aumento a causa de la situación económica, ya no se limita a la clásica venta de bebidas frías, o a la más novedosa, y curiosa, actividad de dar masajes. Parece que también ha afectado a los productos de pastelería, lo que ha obligado a la Asociación de Pasteleros Artesanos de Málaga a denunciar dicha actividad ilegal y fraudulenta, además de arriesgada para el consumidor. Desconozco qué tipo de productos de pastelería se venden, pero obviamente, además de la competencia desleal que supone este tipo de venta, no parece lo mismo comprar un bote de cerveza, que un pastel con crema, por poner un ejemplo. A pesar de poder contar con neveras, el riesgo de consumirlos sin el correcto y adecuado sistema de frío, no parece lo más aconsejable, por barato que sea el precio que pidan por ellos. En fin, como decía, será a causa de la crisis, pero la venta ambulante no es precisamente el modo más adecuado de distribuir, según qué productos, y los de pastelería, sin duda alguna, se encuentra entre ellos.
En Barcelona, se ha producido una buena noticia para los celíacos y sus familias, Celipán Gourmet, ha inaugurado la primera panadería de pan sin gluten, además de bollería y productos afines. Lo que creo supondrá para este importante y numeroso grupo de personas afectadas, una buena noticia.
También es noticia destacable, en el sector panadero, la puesta a la venta de la panificadora BIMBO, de todas sus fábricas en España y en Portugal, previo a dicha venta en nuestro país, han pasado a todos los repartidores de la empresa, más de trescientos, a ser autónomos. Supongo que, de este modo, será más fácil la venta de la multinacional, al estar más descargada de personal.
Espero, como decía, la mejora paulatina de la situación, en cualquier caso, sí espero poder estar acompañando, como en los inviernos anteriores a todos los que estimen oportuno.