miércoles, 26 de octubre de 2011

Nadie es perfecto: la extraña dieta de Steve Jobs

Siempre que se muere algún personaje a quien admiro me pregunto cómo comería. No es morbo, sino más bien mitomanía: los hábitos alimentarios dicen mucho sobre las personas, y uno siempre quiere saber más sobre sus ídolos. La biografía autorizada de Steve Jobs que acaba de publicar el escritor Walter Isaacson satisface con creces mi curiosidad, e incluso la desborda con una catarata de detalles a cual más extravagante.

Que el creador de Apple era vegetariano era vox populi: ya en 2008 un artículo en la revista Forbes le describía como un adicto a "las verduras verde oscuro como los espárragos y el brécol". Lo que no se sabía es que la piel se le llegaba a poner un poco naranja de tanto comer zanahorias, tal como cuenta un amigo suyo en el libro. Desde muy joven, Jobs se sometió a toda clase de purgas, ayunos y dietas extremas, algunas consistentes en comer sólo uno o dos alimentos durante semanas. Las zanahorias aliñadas con limón, y poco sorprendentemente las manzanas, protagonizaban estas temporaditas de mononutrición con las que el estadounidense se castigaba el cuerpo. En 1977, segundo año de vida de Apple, no comió más que fruta.

La biografía cuenta que la lectura de 'Diet for a small planet', todo un hiten los setenta en EEUU, llevó a Jobs a abrazar el vegetarianismo. Isaacson afirma que la influencia del libro también tuvo algo que ver en sus dietas salvajes, de cuya eficacia trataba de convencer a los que le rodeaban. Jobs no perdía ocasión de evangelizar sobre las virtudes del veganismo y de las purgas, imagino que para horror de sus compañeros de mesa. Incluso defendía que cuando estaba a dieta de fruta no necesitaba usar desodorante. Para él el ayuno era purificador, y la digestión, un fastidio en el que desperdiciaba energía.

Después de que le transplantaran el hígado, decidió tomar sólo batidos de fruta. Pedía siete u ocho diferentes, los ponía en fila y los iba probando tras hundir en ellos la punta de una cuchara. Ninguno le gustaba, hasta que su médico le pidió que dejara de pensar en ellos como "comida" y los viera más como "medicina". Lejos de alejarse de las dietas, Jobs continuó con los ayunos cuando su enfermedad se agravó, desoyendo los consejos de los médicos. "Su mujer se enfurecía cuando llegaba a la mesa y se quedaba mirando en silencio su ordenador. 'Quería obligarle a comer', decía ella. 'El ambiente era increíblemente tenso en casa".

Isaacsons describe a Jobs como un ser muy exigente con lo que comía, y también muy tiquismiquis. Su hija Lisa relata cómo le vió escupir una cucharada de sopa al enterarse de que llevaba mantequilla. Según ella, sus obsesiones con la comida estaban relacionadas con su carácter ascético, con la idea de que se podía llegar a la iluminación a través de la abstinencia estomacal. ¿Influencia del hippismo y las filosofías orientales de su juventud? ¿Genialidad de un ser diferente al resto? ¿O trastorno alimentario de libro? Sea cual sea la respuesta, la excéntrica dieta de Jobs encaja a la perfección con su leyenda.

(Foto y artículo publicado hoy en el diario El País, en el blog EL COMIDISTA de Mikel López Iturriaga).

A la fama que acompaña a Steve Jobs, como empresario y creador de un gran imperio, al recientemente fallecido fundador de Apple, parece ser, le acompaña ciertas características singulares de su personalidad, como las que describe López Iturriaga, más arriba.
Su condición de vegetariano, más bien, como se puede deducir: poco adicto a la comida en general, y partidario del ayuno. Le convierte en un personaje todavía más singular, si cabe.
Con difícil encaje en la temática que trata este blog, y con la opinión que a su autor le merecen los grandes hombres.
Como se puede comprobar: "nadie es perfecto", y la repuesta a la pregunta, que al comienzo, se hace El Comidista, así lo demuestra.
Personaje digno de admiración, y capaz como pocos en estos últimos tiempos, de cambiar el mundo, con su empresa, viene a mostrarse como un nefasto comedor, vamos ni siquiera eso. La inteligencia demostrada en sus años de actividad empresarial, no parece acreditada en su vida doméstica, al menos en cuanto a la gastronomía se refiere. Respetando enormemente a los que se alimentan sólo y exclusivamente de alimentos vegetales, no pretenderán que desde este foro los defienda. Las dietas, sean éstas, las que sean, no son síntoma de salud, como cada día se demuestra, y cuanto más radicales sean éstas, peor son los resultados.
El pan, los dulces y el resto de los alimentos que tenemos a nuestra disposición hoy día, incluso el vino, tomándolos con la razonable moderación, que el sentido común aconseja, son un excelente argumento para conseguir ser feliz y vivir más y mejor, además de los éxitos profesionales que cada cuál pueda alcanzar en su vida.


sábado, 22 de octubre de 2011

Inés Rosales, tradición de confitería andaluza


El recuerdo de los productos que sigue elaborando Inés Rosales, en el pueblo del Aljarafe Sevillano de Castilleja de la Cuesta, están íntimamente asociados a la infancia de personas que como yo disfrutamos de cierta edad.
Es difícil no acordarse del peculiar envoltorio con la leyenda: "Las legítimas y acreditadas tortas de aceite de Inés Rosales", con un aire retro que aún mantiene y con el teléfono del pueblo, donde se fabrican, con dos cifras, creo el 30. O la referida a los conocidos como: "Cortadillos de cidra de Castilleja de la Cuesta", tradición y sabor a raudales. No en vano comenzaron, en el ya más que lejano año de 1910.
Las tortas de aceite de Inés Rosales, son conocidas y comercializadas fuera de nuestras fronteras dada su fama y su calidad. Su, por otra parte, sencilla fórmula, a base de harina, aceite de oliva virgen extra, azúcar y ajonjolí, y su fabricación a mano, dan lugar a un producto exquisito y original, como pocos.
Además fabrican: hojaldre de miel, magdalenas, roscos fritos, bizcochos, pestiños... con las características que distinguen la confitería andaluza, donde destaca, sobre todo, el excelente aceite.
Merece la pena conocer su página web, que, con el mismo estilo un poco añejo de la marca, refleja con acierto la empresa, la fábrica, y sus productos.

sábado, 15 de octubre de 2011

Un país de buñuelos en Nunos Pastelería




En Nunos Pastelería se celebra este año la festividad de Todos los Santos con su Colección de Buñuelos 2011: Un País de Buñuelos. Una selección que hace un recorrido por los dulces más tradicionales de todos los rincones de nuestra geografía. Sabores típicos regionales donde se entremezclan los recuerdos dulces mas arraigados en nuestra memoria con conceptos de la pastelería más innovadora. Una interpretación personal y atrevida de estos dulces otoñales donde se fusionan sabores y texturas tradicionales y modernas con la experiencia de José Fernández, su maestro pastelero, para dar como resultado unos buñuelos únicos, modernos y llenos de personalidad: Buñuelos de Arroz con Leche al perfume de Cítricos para recordar Asturias; Buñuelos de Leche Frita a mi manera, con Canela y Chocolate del Madrid más castizo; Buñuelos de Tarta de Santiago, de la tierra del Apóstol; Buñuelos de Crema Catalana con Dulce de Leche, con los sabores más tradicionales de dos continentes; Buñuelos de Natillas con veteado de Cookies, para recordar tierras castellanas; Buñuelos de Pestiños con cremoso de PX, que nos llevan directamente a la soleada Andalucía; Buñuelos de Crema de Horchata de Levante, con su sabor mediterráneo; Buñuelos de Geleé de Rioja Crianza del 2008 con Crema de Queso, para los amantes del vino o los Buñuelos de Cuajada de Yogur, con todo el sabor de los lácteos del País Vasco.
Además de las novedades de cada año, se pueden encontrar los buñuelos más clásicos de Nunos Pastelería como los Buñuelos de Crema con Canela de Ceylan o Buñuelos de Nata con Vainilla Bourbon; sus Buñuelos de Dulce de Leche, los Buñuelos de Praliné Por último, en el recién renovado establecimiento de Nunos Pastelería también se pueden encontrar Panellets, Huesos de Santo con rellenos tradicionales y otros más innovadores como: Huesos de santo de Dulce de Leche; Huesos de santo de Crema de Coco; Huesos de santo de Leche Merengada o Huesos de santo bañados en Chocolates de origen que recorren los rincones más cálidos del planeta.

lunes, 10 de octubre de 2011

Mejor Croissant Artesano de Mantequilla de España 2011 el de la Pastelería Turrull de Terrasa



El equipo de la Pastisseria Turull de Terrassa fue este 5 de octubre el vencedor de la cuarta edición del concurso al Mejor Croissant Artesano de Mantequilla de España. En esta ocasión se presentaron al certamen decenas de pastelerías, y las piezas presentadas fueron valoradas por un jurado de gran categoría, integrado por Mey Hofmann, ganadora de la edición del pasado año, Albert Adrià, la periodista gastronómica Tana Collados, Elies Miró y Miguel Moreno.

Los criterios de puntuación valorados por el jurado fueron el color, el alveolado, el hojaldrado, el acabado y como apartado más destacado a tener en cuenta, el sabor. Cabe destacar que el jurado valora sin conocer nada sobre la autoría de cada croissant. David Gómez, de la firma Ken patrocinadora del evento junto a Harinas Ylla, hizo entrega de este importante certamen, celebrado durante la exitosa y renovada feria ExpoNadal.

(Fotos e información facilitada por Grupo Vilbo)

viernes, 7 de octubre de 2011

Hojaldres Bermúdez de Guarromán

La semana pasada en el programa de la 1ª de TVE, que conducen, los actores: Juan Echanove e Imanol Arias, titulado: "Un país para comérselo", llamó mi atención un reportaje, en la localidad de Guarromán, sobre Hojaldres Bermúdez, fabricante local desde 1934, y que en la actualidad, lo regenta la viuda del hijo del fundador.
Las planchas de hojaldre que elaboran, son básicamente tres: la bayonesa tradicional (hojaldre relleno de cabello de ángel), hojaldre relleno de chocolate, y uno que, según ella, siempre han denominado pastel blanco, y que desde hace unos años, son conocidos como: alemanes, y rubios, creo que dijo. Éste consiste en una plancha de hojaldre, crema pastelera, bizcocho, crema pastelera y hojaldre. También elaboran una amplia gama de dulces de navidad.
Mi interés por la explicaciones que daba, sobre todo aludiendo al desconocimiento, que manifestaba de porqué la denominación de alemanes. Me dejó interesado en probarlos y conocer más sobre Hojaldres Bermúdez.
He conseguido, que un amigo me traiga unas muestras de los hojaldres, y realmente son sublimes, la calidad es excepcional, y la crema, del llamado alemán, es excelente. Espero, conocerlo personalmente, cuándo surja la ocasión.
Con respecto a la denominación de alemanes o rubios, que la señora decía desconocer la razón o el origen. Inmediatamente pensé y lo asocié con la formación de la comarca de Sierra Morena, -no en vano, he conocido y conozco a numerosas personas de los pueblos de la zona, y casualmente, todos son rubios-. Que se produjo a consecuencia de la Real Cédula de Carlos III, en 1767, y permitía poblar toda la zona, de lo que hoy es Comarca de Sierra Morena. Se instalaron colonos de Alemania, Suiza, Francia... etc. Y en Guarromán, en concreto, todos los primeros colonos que iniciaron la población eran alemanes. ¿Puede estar ahí la clave del nombre del magnifico hojaldre?

martes, 4 de octubre de 2011

Cierre de otra pastelería de calidad

Hace una semana, varios amigos, entre ellos una muy insigne pastelera y también, muy destacada bloguera, quedamos en acudir a la pastelería Manolín de la calle San Pedro de Alcorcón, a desayunar y deleitarnos con sus elaboraciones. Cuándo estaba preparándome para acudir a la cita, recibo un mensaje de ella, con el siguiente texto: 'No te lo vas a creer pero en la puerta de Manolín, hay un cartel grande que pone: "cerrado por jubilación", que pena...'.
Se frustró el viaje, en mi caso desde Madrid, se frustró el desayuno, y lo peor nos frustramos todos, pues cualquiera que tenga una mínima relación de cariño con el mundo de la pastelería, el cierre de iconos como la pastelería de Alcorcón, a la que me refiero, sólo puede ser motivo de frustración y tristeza.
Por otra parte, dadas las características del sector, el cierre de negocios como el que estoy refiriendo, viene siendo desde hace tiempo una constante, lenta pero constante, como digo.
Basta recordar, como ejemplos, la Pastelería Niza de la calle Argensola de Madrid, que dio lugar hasta a la creación de una página en Facebook de partidarios de la misma, y por tanto, contrarios al cierre, y que con el nombre de: "Plataforma contra el cierre de la Pastelería Niza" (aún hoy se puede ver en la red social), se lamentaban de no poder comprar sus pasteles rusos, sus palmeras de chocolate,..etc. O el caso de la Pastelería El Postre, de la calle Tinte de Alcalá de Henares, abierta desde 1926, con sus magnifica costrada, entre otras elaboraciones de categoría excepcional, y que pasó a la historia.
Han sido muchas más las que, sin hacer referencia concretas de ellas, se han ido cerrando en toda España, y normalmente todas ellas por no continuar la familia con el negocio al jubilarse el propietario, o, en algunos casos, la segunda generación.
Nada es casual, y el digno oficio de pastelero, como ya he dicho en otras ocasiones en este blog, requiere grandes sacrificios, en cuanto a dedicación, horarios, esfuerzos, y una gran vocación. Una vida, en suma, reñida con los modos y costumbres de la sociedad actual, y la juventud que debería tomar el relevo, salvo honrosa excepciones, prefiere otros oficios y trabajos menos duros e ingratos.
Así las cosas, el daño con el constante, y permanente, goteo de cierres de negocios de pastelería, puede dañar el sector de forma irreversible.
Sólo fundamento mí esperanza en que pueda sucederle al sector, algo parecido a la cocina en general, e sea a la restauración, dónde sí la juventud se ha ido enganchando, en aras; ¿quizá a una moda?, ¿al prestigio de algunos cocineros estrellas?, y en las que las partidas de pastelería sí gozan del mismo prestigio que el resto de la cocina.
(Foto tomada de www.vecinoporalcorcon.blogspot.com)