domingo, 29 de enero de 2012

Concurso de cocina para niños en el Jubileo de Diamante de Isabel II

Los encargados de organizar este concurso han sido el príncipe Carlos y su esposa Camila, duquesa de Cornualles. En el concurso los niños británicos en edad escolar tendrán que crear un menú especial para conmemorar el Jubileo de Diamante de la reina Isabel II.

Durante una visita a un colegio británico, la duquesa de Cornualles dio pistas a los participantes sobre los gustos de la Reina. Aseguró que a Isabel II le gustan las cosas simples. Una vez que se escojan los ganadores, se presentarán en el palacio de Buckingham donde el cocinero real, Mark Flanagan convertirá los platos de los pequeños en canapés para la ocasión. Aparte de poder contribuir a esta fiesta, los niños ganadores asistirán a la cena de gala sirviendo sus pequeñas delicias. La competición ha quedado inaugurada este viernes con el nombre de “Cocina para el Jubileo de Diamantes de la Reina”.

(Noticia y foto del Confidencial Digital)

sábado, 28 de enero de 2012

Los churros de "El Barriga" vuelven a Puerto Real


Los churros de El Barriga son un poco más gordos de lo habitual y su masa es más esponjosa. Foto: Cosas de Comé
Texto: Pepe Monforte
En Puerto Real eran toda una institución. Hace 5 años Pepa Vega Rodríguez, decidía cerrar su churrería de la calle Nueva, situada justo al lado del mercado y donde había pasado gran parte de su vida. Su marido, Antonio Sánchez Estevez, el que hacía los churros con la ayuda de su nieto Cándido García Sánchez, había fallecido y a sus 87 años ya era hora de dejarlo. Ahora tiene 92 y ha visto con gran alegría como Cándido, en unión de su mujer, Pilar Piñero Riquelme, han recuperado la tradición familiar.
El puesto de Antonio y de Pepa, situado a pocos metros de una de las entradas del mercado de abastos de Puerto Real, era famoso por la calidad de sus churros pero también por la peculiar manera de Pepa de servirlos. Los cortaba con las manos, ya ni se quemaba. Estaba inmunizada contra el calor después de tantos años y había adquirido tal maña que ya no le era necesario ni pesar los churros para lograr el peso exacto que le había pedido el cliente. La estampa se repetía con cada comprador. Pepa ponía cuidadosamente los churros en el papel de estraza, lo cerraba y ya entonces, con una gran sonrisa, ponía el paquete sobre el peso, que indicaba, siempre, la cantidad que había pedido el cliente, ni 10 gramos más, ni 10 menos.
Ellos si utilizan el peso para pesar los churros que hacen cada mañana en el establecimiento que acaban de abrir en la calle San Fernando número 1 de Puerto Real, concretamente el pasado 20 de diciembre. Están a unas calles de donde estaba situado el puesto de los abuelos, pero ellos están muy presentes en el establecimiento. A las ocho de la mañana comienzan a salir las primeras ruedas. Cándido, que estuvo trabajando algunos años junto a ellos en el puesto de la calle Nueva, utiliza incluso el mismo molde que utilizaba Antonio Sánchez Estevez.
“Los churros salen un poco más gordos porque el tenía puesto un boquete un poco más grande al final del molde de los churros”. Cándido utiliza incluso la misma harina de el abuelo, “Don Churrito”, un producto especial para hacer churros que elabora la harinera Virgen de los Milagros de El Puerto. Lo único que ha cambiado es el perol donde se hacen los churros que lo ha comprado nuevo. La fórmula: harina, agua hirviendo, sal y levadura es la misma que le enseñó su abuelo. El amasado logra que le salgan algo más esponjosos que otros del mercado y ésto, junto a un dorado intenso, hacen que estos churros tengan su personalidad. Cándido utiliza incluso el mismo método que su abuelo para echar los churros en el perol. Se coloca una pequeña tabla en el pecho y con las agarraderas que tiene el molde va tirando hacia su propio cuerpo con los brazos, haciendo que así vaya saliendo la masa por el otro extremo. Ha preferido mantener este método, el de su abuelo, y no comprar las churreras que se utilizan ahora en el mercado y que evitan al churrero realizar este esfuerzo.
Esta técnica la utilizan ya pocos churreros, ya que requiere un gran esfuerzo. Cándido, en unión del churrero Manuel Gómez del puesto de Ana, son ya de los pocos profesionales que utilizan este moldes e indican que lo hacen “porque así salen mejor”.
Los churros se pueden comprar tanto para llevar (a 7 euros el kilo) como también en el mismo establecimiento, tanto en la barra, como en unas mesas que hay dispuestas. También tienen chocolate caliente para acompañarlos, además del café.
Los churros los hacen tanto por la mañana como por la tarde para la merienda, excepto los lunes por la tarde que cierran. El establecimiento está lleno de recuerdos de los abuelos con fotos tanto de la churrería que tenían en la zona de El Porvenir como la que luego regentaron junto al mercado, donde también, recuerda Cándido, hacían patatas fritas.
Lo de “El Barriga” es en honor al apodo que siempre ha tenido la familia. Se lo pusieron a su bisabuelo al que bautizaron en Puerto Real como “El Barriga verde” y desde entonces se les ha quedado, a pesar de que ninguno de ellos está gordo. Este churrero, que tiene ahora, 38 años, ya hacía churros con 15, cuando trabajaba con su abuelo. Pilar Piñero, que le acompaña en esta aventura empresarial, también conoce el oficio de la hostelería ya que lleva quince años tanto en este sector como en el de la pastelería, concretamente en Lérida donde ha estado algunos años. Pilar también realiza para el bar algunos dulces como tortas de miel y piñones o de anís y además de los churros tienen también pan, algunos bocadillos y unas rebanás de pan de pueblo que preparan con pimientos y berenjenas asadas y anchoas.
Foto: Cosas de Comé

viernes, 27 de enero de 2012

Moltto, panadería y algo más

En la céntrica plaza de la Reina en Valencia (España) acaba de abrir sus puertas un nuevo establecimiento diferente a todos los demás. Se trata de Moltto, un bakery office en el que se puede degustar las mejores creaciones pasteleras y panaderas de un grupo de profesionales de la región asociados bajo el nombre Comer y Pensar. Así, se puede disfrutar de elaboraciones llegadas de la pastelería Selvi, del horno Mariel de Ibi, de Ana Vicens, de Daniel Álvarez (Elche), de Mario Padial (Pobla Llarga), de Miguel Señoris (Cabanyal) y de José Colomar (Piles).
Gracias a esta asociación el cliente puede comprar desde panes artesanos de calidad hasta pastelería con distintos sellos de autor. Pero no sólo eso. Moltto apuesta también por ser una panadería multifuncional en la que se da respuesta a todas las necesidades que durante el día pueda tener un cliente. Así, se ofrecen platos, cafetería, bebidas y otros productos para amoldarse a cualquier demanda. Todo ello en un cuidado ambiente.
Cabe señalar que el concepto de panadería multifuncional está empezando a emerger con fuerza y ya son varias las nuevas aperturas que lo han adoptado. Se trata de un modelo de negocio con el que se pretende resolver las nuevas necesidades del cliente, que espera encontrarse no sólo un punto de venta de pan sino un espacio agradable con propuestas para satisfacer las distintas exigencias que surgen a lo largo del día. Esta nueva tendencia es además uno de los pilares sobre los que girará una renovada y muy interesante edición del gran salón Europain (París, del 3 al 7 de marzo). En palabras de sus organizadores, las panaderías y las pastelerías tienen que pasar a ser concebidas como nuevos espacios de vida. "Si antes la cafetería era el lugar de encuentro, ahora esto ha cambiado y el cliente quiere encontrar todo en un mismo espacio".
(Foto e información facilitada por Grupo Vilbo)

domingo, 22 de enero de 2012

Los 'macarons' llegan a Cádiz

Publicado el Domingo, Enero 15, 2012 por Cosas de Comé

La pastelería La Poeme ha comenzado a elaborar este dulce típico francés que consiste
en dos especies de galletas de clara de huevo y almendra que se rellenan de diversas cremas

Macarons de varios sabores expuestos en la pastelería La Poeme. Foto: Cosas de Comé

Los macarons son uno de los dulces de moda en el mundo, hasta el punto de que han logrado desplazar en popularidad al popular croasan, el pastel mítico del país vecino, considerado el rey en el mundo de la pastelería.

El dulce acaba de llegar a Cádiz y la pastelería La Poeme, precisamente especializada en dulces artesanos realizados al estilo francés, ha comenzado a elaborarlos.

Marie Errante regenta junto a su marido David Luguet, la confitería. En ella los dulces tanto se pueden tomar en el propio establecimiento, con cafetería y terraza, o llevarse para tomar en casa.

David, que es el maestro pastelero del obrador, comenzó a elaborarlos a principios de diciembre, aunque hasta que no han pasado las fiestas de Navidad no se ha centrado en ellos. En la actualidad los están haciendo con cinco sabores diferentes: limón, mandarina, pistacho, turrón y chocolate.

Marie resalta que en la pastelería los hacen al estilo de Nancy, una ciudad situada al noreste de Francia. En esta zona la receta básica, que lleva clara de huevo, almendras y azucar, se le incorpora a la masa una cantidad mayor de almendra con lo que su sabor se enriquece. Sin embargo ellos han introducido una novedad y es el relleno ya que en esta zona no es habitual rellenarlos.

David Luguet no emplea para hacer los macarons colorantes “de ahí que sean diferentes a los que se están viendo ahora que tienen colores muy vistosos. Estos se consiguen con colorantes, pero nosotros preferimos usar la receta tradicional, sin aditivos y utilizando productos naturales”.

En total están elaborando cinco sabores. En la fórmula no sólo varía la crema sino que cada galleta, en función del relleno, lleva también ligeras variaciones. Marie destaca que estos dulces se pueden tomar tanto para la merienda, como si fueran pastas de té, o como golosina en cualquier momento. En la pasteleria se pueden comprar por unidades, a un euro, o por medias docenas a 5.

El contraste de este dulces está en que las galletas, un poco crujientes por la clara de huevo que se seca al hornearla, contrasta con la crema del relleno.

En la Poeme se pueden encontrar también más especialidades francesas como los croasans, tanto rellenos como solos, que elaboran ellos mismos como dulces de chocolate, hojaldre y bollería.

martes, 17 de enero de 2012

La Morella Nuts, se hace suiza


11.01.2012
BARCELONA Expansión

La multinacional suiza Barry Callebaut, uno de los líderes mundiales en producción de chocolate, ha comprado la compañía catalana La Morella Nuts, especializada en el procesamiento de nueces y frutos secos. Con sede en Reus, La Morella Nuts facturó 33 millones de euros en 2011 y posee dos centros de producción en Catalunya que emplean a noventa personas. La compañía comercializó el pasado año 8.000 toneladas de especialidades derivadas de los frutos secos y que son utilizadas como ingredientes por los fabricantes de helados, bombones, chocolates y pastelería.
La empresa catalana se integrará ahora en la región comercial de Europa de Barry Callebaut, que era uno de sus principales rivales internacionales. El precio de la operación no ha trascendido. El consejero delegado de La Morella Nuts, Joaquim M. Barriach, ha asegurado sentirse muy "orgulloso" con esta operación y de pasar a formar parte de Barry Callebaut, compañía que en 2009 también adquirió Chocovic. "Gracias a sus conocimientos, su alcance comercial y la combinación con el chocolate podremos expandir aún más muestro negocio", ha afirmado Barriach.
Por su parte, el consejero delegado de Barry Callebaut, Jurgen Steinemann, destaca que "la adquisición de La Morella Nuts es una excelente incorporación a nuestro negocio. Con La Morella nos convertimos en expertos líderes en productos elaborados a partir de nueces". Barry Callebaut facturó 3.600 millones de euros en su último ejercicio fiscal y está considerado como el primer productor mundial de cacao. La compañía de Zurich opera en 27 países y dispone de 40 centros de producción. En 2009, Barry Callebaut rompió el acuerdo que había alcanzado para fusionar su negocio de chocolate con la española Natra.

De Mahón, mahonesa


Caius Apicius (Efe) 17/01/2012

Hace unos días, en el programa de una cocinera australiana que propone recetas fáciles, limpias y rápidas, la protagonista, que se define como "impaciente", comentó que "la vida es demasiado corta como para perder el tiempo haciendo una mayonesa", tras lo que, ni corta ni perezosa, echó mano del bote de mayonesa industrial correspondiente. Escribo "mayonesa" a propósito. Para mí, la salsa que emulsiona huevo y aceite de oliva se llama "mahonesa"; pero... qué vamos a hacer cuando hasta la máxima autoridad lingüística de este país, la Real Academia Española, te envía a consultar "salsa mayonesa" si vas a mirar qué dice de la mahonesa...

Uno daba por zanjada la polémica con la intervención de Camilo José Cela, que desautorizó a quienes buscaban para la salsa un origen diferente. Y es que hay una receta en verso, correctísima, que Ángel Muro y, después, Josep Pla, atribuían a un supuesto poeta francés del XVII llamado Lancelot.
La teoría mahonesa establece que la salsa nace en Mahón, cuando un hostelero local se la sirvió al mariscal de Richelieu, que mandaba las tropas francesas que tomaron el puerto menorquín, cuando la isla pertenecía a los británicos en virtud del tratado de Utrecht. Richelieu se habría llevado la receta a Versalles, y la salsa tomó carta de naturaleza francesa. Pero eso pasó en 1756, el siglo siguiente al que, en teoría, se escribió la receta en verso.
Cela dedicó sus ratos libres durante nada menos que veintitrés años, según propia confesión, a buscar luz sobre el asunto y no encontró ningún poeta francés llamado Lancelot cuya vida encajase con la época en la que se suponía había vivido el poeta-cocinero. Y dejó claro que sí, que el autor de esa receta era un poeta-cocinero francés, pero que se llamó Achille Ozanne y vivió en el siglo XIX, cuando ya los libros culinarios galos recogían la receta, hecho que se produce no antes de 1806. Digamos que el erudito escritor gastronómico valenciano Lorenzo Millo había adjudicado, también, la autoría de esos versos a Ozanne.
Mahonesa, entonces. ¿Nacida en Mahón? Eso ya es otro cantar. No parece que sea fácil adjudicar cuna ni fecha de nacimiento a una salsa tan obvia como esta. En el Mediterráneo, el aceite de oliva es el rey. Es muy fácil partir de una salsa tan básica como el alioli, a la que alguien añadiría huevo para suavizarla y de la que, más tarde, otros eliminaron el ajo. Una emulsión de huevo y aceite: ahí está. Eso sí, naciera donde y cuando naciera, se dio a conocer al mundo en Mahón. Luego, claro, se apropiaron de ella los franceses.
Al afrancesarse perdió parte de su carácter, fundamentalmente el debido al aceite de oliva, que los paladares versallescos quizá encontraron demasiado rústico, demasiado poderoso. También modificó su nombre: la introducción de la y griega lo hace más fácil de pronunciar, al evitar el hiato "a-o". Pero los franceses (y no solo ellos, sino también muchos españoles) encontraron también fuerte, además de las vocales, el aceite... y empezaron a sustituir el de oliva por los de otros vegetales.
Hoy no hay disculpa para no usar aceite virgen de oliva: en el mercado hay magníficas variedades de sabor más o menos fuerte, más o menos picante, cosa que depende del tipo de aceituna empleado en su elaboración y de las zonas de producción; eso sí, no hay que confundir la fuerza con el grado. Así que, con permiso de ustedes, seguiré llamando mahonesa a la salsa elaborada con aceite virgen, y dejaré lo de "mayonesa" a las imitaciones hechas con los aceites insípidos.
Un matiz, volviendo a nuestra cocinera australiana, más amante de una cocina expeditiva que de la pesadez de la "mise en place": hoy, la casi totalidad de la gente que, en lugar de abrir un bote, hace su propia mahonesa, utiliza algún aparato eléctrico, en lugar de machacarse la muñeca y correr el riesgo de que se corte, cosas que conlleva la mahonesa "manual".
Hacerse en casa la mahonesa no es, para nada, perder los escasos tres minutos que lleva la operación. Además, ello le permitirá aportar su toque personal, con la adición de alguna hierba, alguna especia... Haga, eso sí, solo la cantidad que vaya a consumir de una vez: el huevo crudo puede dar problemas. Una forma de minimizarlos es no cascar jamás los huevos en el borde del recipiente en el que vayan a trabajarlos.
Y ya ven lo que son las cosas. Una telecocinera de las antípodas dice, suponemos que en plan de hacer una gracieta, que no hay que perder el tiempo haciendo mahonesa, mientras que un Nobel de Literatura dedica a este tema nada menos que veintitrés años. Ya ven que, para un mediterráneo, la mahonesa es una cosa muy seria: trátenla con respeto.

viernes, 13 de enero de 2012

El pan de puño de Ingenio


Hace pocos meses, las cuatro panaderías artesanales de Ingenio llegaron a un acuerdo para promocionar el pan de puño característico de esta zona de la isla.

El pan de puño ha estado comúnmente asociado al municipio de Ingenio, aunque debería enmarcarse en un contexto comarcal más amplio, y su nombre puede deberse a que durante el proceso de amasado, se aprieta la masa con los puños y se hace una bola con las manos, o a que el tamaño de la porción una vez separada del “basto” (tira larga de masa que ha permanecido en reposo antes de pesarse), tiene la forma y el volumen de un puño.

Hasta mediados del siglo XX la elaboración del pan, que en cada hornada no llegaba a superar a penas los 50 ó 60 panes, fue una tarea realizada principalmente por mujeres, que comenzaban a trabajar diariamente entre las 2 y las 4 de la madrugada. Se cuenta que como problema asociado a esta actividad, cuando las mujeres hacían pan y coincidía con la época de lactancia, el pecho se calentaba demasiado al estar expuesto durante tanto tiempo al calor del horno, la leche de la madre se estropeaba y el bebé podía llegar a morir.

El trigo que se usaba antes era el harinegro, que se cultivaba en la zona. Era de grano largo y dorado oscuro, y aportaba más sabor al pan que la harina industrial. La sal que se usaba se traía de las salinas de la costa y el agua empleada venía de los pozos, hasta que llegó el agua de abasto.

Esta iniciativa para crear una marca de identidad, que es apoyada por el Cabildo de Gran Canaria y está avalada por las conclusiones desprendidas de un estudio elaborado por la FEDAC sobre la importancia patrimonial de esta actividad, busca recuperar las características originales y ofrecer así un producto que ofrezca la mayor calidad posible.

Información y foto tomada de www.estodotuyo.com, iniciativa de divulgación del Cabildo de Gran Canaria

lunes, 9 de enero de 2012

Roscón de reyes con sorpresa de 3.000 euros

Sara Cabero, que estudia en la Universidad de León y natural de La Bañeza, compró el roscón en este establecimiento la víspera del Día de Reyes y ha asegurado en declaraciones a Efe que celebrará el premio con una 'gran comida' con su familia y que, además, realizará un viaje.

La joven es cliente habitual de la Confitería Conrado que, desde hace unos años, puso en marcha esta iniciativa en la que, en lugar de la figura y el haba, esconde entre el relleno un premio de 3.000 euros, una propuesta que ha llevado a la pastelería a darse a conocer en toda España y Latinoamérica.

'Nos han llamando de muchos programas de Televisión Española y de de los telediarios nacionales y además, de Radio Caracol de Colombia y Radio Azul de Uruguay', ha señalado el repostero de Confitería Conrado Sergio González.

Según González, la propuesta de este roscón de Reyes con 3.000 euros de premio ha provocado que durante estos días, al igual que otros años, la tienda haya estado 'abarrotada', y que se vendieran entre 4.000 y 5.000 unidades de estos dulces típicos de la Navidad.

Además, las ventas ya no sólo se han centrado en La Bañeza o en la provincia de León, sino que el salto a los medios de comunicación nacionales sobre esta curiosa propuesta, ha provocado que se solicitaran pedidos desde otras partes del país, como Madrid, Barcelona o las Islas Canarias.

La próxima semana, el presentador del programa 'La Brújula', de Onda Cero, el periodista Carlos Alsina, será el encargado de ejercer como maestro de ceremonias en la entrega del cheque por valor de los 3.000 euros a la joven Sara Cabero, agraciada con el premio.

jueves, 5 de enero de 2012

Pastelería Valle Olid, roscón de calidad y a buen precio



Ya he hablado de Esteban Fernández, en más ocasiones, en su condición de estudioso de los elaborados de pastelería, sobre todo de los más tradicionales, y hoy vuelvo hablar de él, en este caso por ser el dueño de la Pastelería Valle Olid.
Valle Olid que debe su nombre, al lugar de origen de la madre de Esteban, como también he comentado en otras ocasiones, es un establecimiento abierto desde 1923, ocupa el lugar donde se encontraba la antigua "La Pilaríca", y desde los años cincuenta propiedad de la familia Fernández. Con recuerdos para mí incuestionables, pues nací a poco más de 800 metros de donde está.
Esteban conforma la cuarta generación de pasteleros y regenta la clásica pastelería de barrio: popular y conocida por todos, más si cabe en este caso, al estar ubicada justo enfrente de la populosa Plaza de Prosperidad, en el distrito de Chamartín. Pero además de ser conocida, como digo, y popular como pocos negocios de la zona, destaca por su fiabilidad. Elaboran una oferta que mantiene un equilibrio perfecto entre la tradición y las nuevas tendencias, con una calidad digna de toda confianza.
Mantienen una atención constante a los dulces de temporada: buñuelos, huesos de santo, roscones de reyes, rosquillas del santo....etc, en fin, todos los dulces, y en su momento, que suelen acompañar con un escaparate, que podríamos denominar monotemático, y que, sin duda alguna, invita al consumo. La oferta habitual, toda artesana y elaborada en el obrador contiguo a la tienda, incluído el pan, es la esperada en este tipo de negocios, esto es: bollería, hojaldre, surtido de pasteles (18 tipos diferentes), tartas, bombonería, fríos y semi fríos, y, por supuesto las pastas de té, de la mejores que se pueden encontrar en Madrid.
Como en otras ocasiones he comentado, y por mi insistente afán en apoyar estos negocios y propiciar su supervivencia, aconsejo esta pastelería, que podríamos denominar de barrio, sin quitar un ápice de calidad y buen hacer, como he hecho en otras ocasiones con otras ofertas de parecido rigor.
Y como el movimiento se demuestra andando, he comprado, tras esperar más de media hora en la calle esperando en la ordenada fila que se organiza, los roscones que en estas fechas hay que regalar, y también, como no, para llevar a casa: un roscón de 1/2 kg, tiene un precio de 15 € y el mismo relleno con nata, trufa, cabello de ángel....22 €, por poner un ejemplo.
Como es conocido, roscones de calidad en Madrid, por suerte todavía se encuentran, y algunos excelentes como los que elaboran en: Nunos Pastelerías, Del Pozo, Horno San Onofre ..., a pesar que por estas fechas, últimamente, lo venden ya casi hasta en las ferreterías. Por ello, un sitio cercano y honrado como Valle Olid, que por desgracia no abundan, merece todo el apoyo.

Pastelería Valle Olid, calle de López de Hoyos nº 110 (28002) Madrid, teléfono 914112466, http://www.valleolid.es/

martes, 3 de enero de 2012

La comida de la familia de Ferrán Adriá

Sinopsis

Durante todos los años de vida de el Bulli, cada día se preparaba un menú para el equipo de cocina. Esta gran familia debía estar bien alimentada, con recetas variadas de productos frescos, que garantizaban energía y fuerza para que todos rindieran con ilusión en su trabajo.
Al cerrar el Bulli, Ferran Adrià, el mejor cocinero del mundo, dejaba una recopilación de menús bien estructurados, fáciles, baratos y de raíz tradicional que no podía quedarse encerrada en un cajón para siempre. De ahí este libro.
Aquí Adrià explica, de manera clara y visual , 31 menús compuestos de entrante, plato principal y postre, para una familia de 2 o 6 comensales, y también para un profesional que deba alimentar a su gran familia de 20 o 75 colaboradores.
Revisa todos los aspectos, perfeccionados y estructurados por su experiencia en el Bulli:

- cómo elegir los productos
- cuáles debemos tener siempre en nuestra despensa
- cómo elaborar caldos y salsas y congelarlos en porciones para futuros usos
- qué cantidades son necesarias para cada receta, según el número de comensales
- cómo organizar la elaboración de los 3 platos para que estén todos en su punto en el momento necesario
- paso a paso visual de cada una de las recetas

Todas las recetas se pueden hacer en casa fácilmente, en un tiempo razonable y a un precio que queda alrededor de los 4 euros.

Si no comemos bien es porque no queremos, nos dice Adrià. Este libro cambiará la forma de cocinar en casa.

384 páginas
18,0x23,5
Cartoné
PVP: 30 €
ISBN 9788492981823
RBA ediciones (2011)

La utilidad de un libro como el último de Adriá, se acredita con el tiempo, cuando se ha hecho uso de él, cuando se han seguido sus consejos.... Pero será por la fama del autor, o por las fechas en que nos encontramos, lo curioso es que según información de la "Casa del Libro", el mismo aparece como el 2º más vendido, detrás de "El prisionero del Cielo" de Ruiz Zafón.